DEPORTES EN QUILMES

Portada del sitio > RUGBY > Reto al destino

Bushido, el equipo del penal

Reto al destino

DQ charló con Eduardo Sosa sobre el trabajo que viene realizando en la Unidad Penitenciaria 32.

Jueves 21 de marzo de 2019, por Redacción

El plantel de Bushido en uno de los amistosos que ha disputado hasta el momento.

El plantel de Bushido en uno de los amistosos que ha disputado hasta el momento.

Quizás haya sido por su historia personal, sus orígenes. O simplemente la voluntad de ayudar y acompañar. Pero desde hace un año, la vida del quilmeño Eduardo Sosa cambió por completo. Vinculado al rugby desde hace tiempo, el jugador que vistiera los colores del Don Bosco, decidió utilizar a su deporte como una herramienta de enseñanza e inclusión. Se acercó al Complejo Penitenciario de Florencio Varela para formar Bushido, equipo que está integrado por presos de la Unidad 32. En esta rica charla con DQ, te cuenta la historia.

“Un día llegó una invitación que Milo Perasso, asesor de la dirección de Deportes del municipio y jugador del SIC, le hizo a mi club, el Don Bosco. Nos convocaron para que veamos el trabajo que se hacía en el Penal N° 47 de San Martín, donde un grupo de jugadores visitan el pabellón de jóvenes adultos para enseñar a jugar al rugby y sus valores. Me pareció maravilloso y me propuse hacer lo mismo en algún lugar de nuestra zona Sur. La idea fue trabajar en conjunto con el servicio penitenciario, brindarles a los internos un cable a tierra, que se apasionen por el deporte, puedan practicarlo, conocer su filosofía… Está comprobado que ha bajado el índice de violencia dentro de los internos que juegan nuestro deporte”, comenta Sosa.

- ¿Qué te llevó a ponerte al frente de este proyecto?

- Nadie ve la necesidad que tiene este sector de la sociedad porque los estigmatizan y denigran. Se equivocan al pensar de esa manera y al no darles una oportunidad. El castigo viene de la mano del tratamiento, si vos castigas sin enseñar, no sirve. Hay muchos que no tuvieron una familia conformada dentro de los valores lógicos que da el trabajo. A eso sumá la mala junta, en barrios donde conviven con la marginalidad, y eso se transfiere de generación a generación. En mi caso, me crié en un lugar humilde, en el que la mayoría de mi generación eran chorros, adictos, eligieron el camino equivocado o quizás hasta estén muertos. Por suerte, tuve contención familiar y la que encontré cuando me acerqué al club, que significó un quiebre en mi vida para saber el camino que debía seguir.

- ¿Qué significa Bushido? ¿Por qué lo eligieron como nombre?

- Es un término que surge de la mitología japonesa de los samuráis… para ser samurái había que transitar un camino, El camino del guerrero. Esa es la traducción de la palabra Bushido, que tiene mucho en común con el rugby. Valores como rectitud, sacrificio, respeto, valor. El nombre fue elegido por los jugadores.

- ¿Cómo es el cronograma de entrenamientos y actividades del equipo?

- Los entrenamientos empezaron el 16 de marzo del año pasado, estamos cumpliendo nuestro primer año de vida. Vamos una vez por semana, los jueves de 9 a 12, pero ellos pueden utilizar la cancha todos los días durante dos horas. Les enseñamos lo relacionado a la destreza, el manejo de pelota, jugadas y formaciones fijas tanto en el formato tradicional de XV como en Seven. Contamos con la colaboración de los preparadores físicos del penal. Junto con Andrés Galván, el otro entrenador, diagramamos todos los entrenamientos, los terceros tiempos para almorzar y tener un vínculo mas fuerte con los jugadores. Y cerramos la tarde con una ronda en la que tienen la posibilidad de escucharse. Buscamos que puedan exponer sus pensamientos y necesidades.

- Ya tuvieron la posibilidad de disputar varios partidos…

- Nos pasaron cosas muy productivas. El Bosco nos prestó las instalaciones para jugar con equipos de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) y del torneo empresarial. Fueron momentos muy emotivos porque los internos solo salen del penal a los juzgados e, inclusive, el último partido fue con la presencia de sus familiares. Por medio del deporte buscamos que aprendan a sacrificarse por algo, como salir un ratito de la cárcel para que mientras jueguen se sientan libres y aprendan a comunicarme de otra manera.

- ¿Cuáles son los objetivos que tienen por delante en este 2019?

- Tenemos una planificación bastante ambiciosa. Principalmente, queremos armar nuestra cancha de XV ya que hasta ahora trabajamos en la de Fútbol 5. Vamos a festejar nuestro primer año con un partido en el predio que el Don Bosco tiene en Varela contra un equipo de la URBA. Buscamos la visita de figuras del deporte para hacer charlas motivacionales y clínicas. Y obviamente, queremos salir campeones del Torneo Intercarcelario, en el que terminamos quintos la edición pasada, entre 35 equipos de la provincia de Buenos Aires.