DEPORTES EN QUILMES

Portada del sitio > FUTBOL > Pare de sufrir

Primera B Nacional / Quilmes 3 - Olimpo 1

Pare de sufrir

El Cervecero no dejó dudas en la última fecha y, ante su gente, pudo celebrar la permanencia.

Sábado 20 de abril de 2019, por Redacción

Futbolistas del QAC y auxiliares celebran la permanencia en la B Nacional.

Futbolistas del QAC y auxiliares celebran la permanencia en la B Nacional.

Pasaron los últimos noventa minutos de la temporada y la multitud que colmó el Centenario respiró profundo. Había terminado la pesadilla en la que se metió solito Quilmes y que, hasta este instante lo tuvo penando con la posibilidad de descender de categoría. Frente a un descendido Olimpo mostró actitud, temperamento y se fue soltando a medida que fueron llegando los goles, que confirmaban su continuidad en la B Nacional, más allá de la derrota de Los Andes.

Era hoy. De esa forma lo describían en la previa los hinchas y fue lo que sintió el equipo dentro del campo de juego. Más allá de sus carencias habituales, más los nervios del momento decisivo que les tocaba afrontar, supo imponerse a un adversario que tuvo compromiso con el espectáculo durante buena parte del juego, pero que se desinfló bastante en el tramo final.

Claro que, en medio de tanta tensión que se vivía, al QAC le costó sacar la primera ventaja. Lo consiguió recién pasada la media hora, a partir de un buen centro de la izquierda de Lluy (había cambiado de lateral ante la lesión de Matías Noble) que le cayó en la cabeza a Matías Bellone y, aprovechando la mala salida del arquero Viola, marcó el primer tanto de la tarde.

Algún error en el inicio de la etapa complementaria hacía pensar que todo sería sufrimiento hasta los últimos instantes, pero el panorama se aclaró rápidamente para los dirigidos por Leo Lemos. Mientras en el Oeste empezaban a aparecer los goles de Akerman que confirmaban una sonora goleada de Morón ante Los Andes, en el Centenario la explosión la generaba un buen cabezazo de Anselmo para ampliar la diferencia.

La tranquilidad definitiva la dio el tercero, señalado por Brian Lluy y un cuarto de hora final increíblemente de relax después de tanto nervio y dudas sobre el futuro. Llegaría el descuento de los bahienses, a partir de un golazo señalado por el ingresado Gabriel Graciani, pero solo sirvió para decorar el resultado, el partido ya poco importaba a esa altura…

Festejo medido, pero festejo al fin. O tal vez, fue un gran desahogo por haberse sacado una mochila pesadísima de la espalda. Llegará ahora el momento de mirar para atrás, a la espera de empezar a corregir errores para evitar que esta situación se vuelva a repetir. El sufrimiento quedó atrás, la historia no fue manchada.