TODOS LOS TITULOS | QUIENES SOMOS | CONTACTOS | PUBLICITAR | BUSCAR EN DEPORTES EN QUILMES: | Agregar a favoritos | Suscribir al Sitio (RSS) | Encontrarnos en Facebook

DEPORTES EN QUILMES - PORTADA -
 

TODOS LOS PERSONAJES

CLUB DE AJEDREZ DE QUILMES


NP GROUP: DISEÑO - PRENSA - PUBLICIDAD

PUBLICITE EN DQ!


 
Ya está en marcha la sexta edición de los Premios DQ al Deporte Quilmeño ¡y al Deportista del Año lo elegís vos!





1ro de agosto de 2012
Alejandro Bender
El Señor de los Anillos
Palpitando Londres 2012 con un referente que estuvo en dos Juegos Olímpicos.


TEXTO
fontsizeup
fontsizedown

Palpitando Londres 2012 con un referente que estuvo en dos Juegos Olímpicos.

Deportista todoterreno, Alejandro Bender es uno de los símbolos actuales de los atletas olímpicos quilmeños. Por destacarse a nivel internacional en la disciplina que comenzó a practicar de muy chico, el judo, por haber sido de los últimos representantes del distrito en un Juego y, principalmente, por haber estado muy cerca de quedarse con una medalla. A horas del arranque de Londres 2012 y a pesar que el presente lo muestre ligado al Rugby, destacándose en el Círculo Universitario, en una charla con DQ rememora las vivencias que le dejó su participación en Atlanta 96 y Sidney 2000.

- ¿Qué sentiste en aquel momento? ¿Habías tomado a los Juegos como una meta?

- En cualquier actividad, siempre intentás llegar a lo máximo. Igualmente, nunca me lo había puesto como un objetivo, hasta que tuve la chance de empezar a competir y ahí vas dejando que los pasos se vayan dando solos, y lentamente entra dentro de tus metas.

- ¿Cómo fueron tus inicios?

- Había arrancado a los seis años en el QAC para moverme y divertirme un rato. Pero a los doce dejé porque, como todo chico, quería ir a jugar al fútbol con mis amigos. Inclusive llegué a probarme en Argentino de Quilmes y Victoriano Arenas, pero ya era grande para que me fichen y como en ese momento estaba cerrado el libro de pases, me cansé bastante rápido. Por eso, retomé el judo y enseguida salió la oportunidad de presentarme a competir por primera vez. Fue en un torneo en Rosario, que sirvió de preselección para el Mundial Juvenil que se iba a hacer ese año en Buenos Aires.

- Eso terminó de engancharte…

- Claro. Fue en el año 92 y me tocó hacer la preparación en el CeNARD, donde estaba el grupo que iba a viajar a los Juegos de Barcelona. No me importaba tener que trasladarme en colectivo hasta Núñez y volver a cualquier hora a casa, porque disfruté como loco esa etapa. Encima, quedé tercero entre los preseleccionados para el Mundial. Ese fue el comienzo de mi experiencia internacional.

- ¿Y los resultados empezaron a llegar rápido?

- Si, porque al año siguiente fui campeón en el Sudamericano y ese resultado me clasificó para poder participar en el Panamericano. En el 94 realicé mi primera gira por Europa, donde cada semana peleábamos en un país distinto. Me gustaba mucho la competencia, trabajaba mucho sobre la lucha, sobre la estrategia de cada combate.

- Hasta que llegó la posibilidad de ir a Atlanta 96. ¿Pudiste disfrutarlo? ¿Llegaste a darte cuenta la magnitud de lo que habías conseguido?

- Si, lo recontra disfruté. Principalmente, porque tuve la suerte de terminar en el 7º lugar y ganar un diploma olímpico. Pero encima, como me tocó luchar en los primeros dos días, lo que hice tomó una magnitud tan grande, que al llegar a la villa me cruzaba con los deportistas argentinos y todos me felicitaban. Me acuerdo de Milanesio que me decía “Grande fenómeno”, o el técnico de aquel momento de los muchachos del Básquet, Guillermo Vecchio, que me invitó a comer a Mc Donalds. Nunca imaginé que iba a lograr tanta notoriedad. Ni bien terminé de luchar me llevaron a hablar con Bonadeo y de ser un deportista ignoto, todo el país me estaba viendo por televisión…Igual, siempre tuve en claro que era un momento, y cuando terminaron los Juegos, todo volvió a la normalidad.

- ¿Cumpliste con la expectativa que habías viajado?

- La realidad es que íbamos para hacer experiencia. Fuimos a durar las luchas que pudiéramos. Si era una, una y si podíamos avanzar un poco más, mejor todavía. A mi me tocó debutar contra un brasilero, Aurelio Miguel, que había sido campeón en Seúl 88. Aguanté casi toda la pelea, pero como iba perdiendo, me la jugué y me ganó por Ippon. Lo positivo de eso fue que, al enfrentarte enseguida con un candidato, vos empezas a competir en la ronda de perdedores con todos los rivales que éste va dejando en el camino. A partir de ahí, le gané al representante de Kazajstán y a otro de las Islas Mauricio, hasta que llegué a las finales por la medalla de Bronce. Ahí tuve la mala suerte que me tocará medirme con Antal Kovács, el húngaro que había salido campeón olímpico en Barcelona 92, que me ganó bien.

- ¿Fue el mayor éxito de tu carrera?

- Si, imaginate que hasta la actualidad, soy uno de los judocas argentinos que más lejos llegó en los Juegos. Obviamente, primera aparece Paula Pareto, que consiguió la medalla en Beijing y después el rosarino Gastón García que fue quinto en el 96. Detrás de esas, viene mi marca. Aparte, la trascendencia que tiene este torneo, no se puede comparar con ninguna otra competencia.

- ¿Esa experiencia te valió ir a Sidney con otra expectativa?

- Y si. Tampoco imaginaba alcanzar alguna medalla, pero me tenía mucha más confianza. Aparte, en la previa había tenido buenas actuaciones en los Mundiales. En uno había perdido por el tercer puesto en un fallo muy dudoso y en otro me lastimé la rodilla antes de pelear por la de bronce y también terminé cayendo, cuando de igual a igual las chances podrían haber sido otras. Llegué a Sidney sabiendo que iban a ser mis últimos Juegos, porque ya venía con muchos roces con la dirigencia, y me fui con la decepción de haberme quedado afuera a los doce segundos de mi primer combate. En ese momento, sentí que había defraudado a mi papá y a mi entrenador, que habían hecho un gasto importante para poder viajar a verme. Con el tiempo me di cuenta que haber estado ahí, ya había sido un logro muy importante.

- ¿Y que recuerdos te quedan aparte de la competencia?

- Es increíble poder cruzarte con deportistas que solo imaginás que vas a verlos por la tele. Me acuerdo que lo vi a Agassi, Monica Seles, Martina Hingis, al cubano Javier Sotomayor, figura del Salto en Alto, a todas las estrellas de la NBA…Y también recuerdo que en Atlanta nos juntamos todos los quilmeños que participamos y nos sacamos una foto con una bandera de Quilmes que yo había conseguido ingresar a la villa (risas).

- Dejaste el judo a los 24 años, ¿podrías haber seguido un poco más?

- Si, inclusive me llamaron para tenerme en cuenta para Atenas 2004. Pero hacía varios años que había dejado y nunca terminé de ponerme de acuerdo con la Confederación. Y si bien, en algún momento me agarra nostalgia y me pongo a pensar porque no seguí, con el paso del tiempo creo no haberme equivocado. Para llegar a ese nivel tenés que pasar por una exigencia enorme, más aún cuando se trata de un deporte individual.

- A la hora de hacer el balance, ¿estás conforme con lo que te tocó vivir?

- Obvio. Si fuera más joven y tuviera que pasar de nuevo por todo lo que pasé, no lo dudaría un segundo. Hoy tengo la suerte que los chicos de mi categoría que están por viajar a Londres me llamen para entrenarlos y ponerlos a prueba. Esos gestos me hacen sentir reconocido por mis pares y es lo que más me reconforta.


SUBNOTAS

London Callling | El Big Ben les sienta bien | Van por más | Números curiosos | Vecinos olímpicos | Es el súmmum | Experiencia única | Uno más

+ Noticias de este deporte
INTERACTUAR
Imprimir
Enviar por email
 Votar: ¿Te gustó la nota?
 Comentar
COMPARTIR
|
 
¿Te gustó esta nota?
A 1 lectores les gusta esta nota.




Agregar a favoritos Agregar a Favoritos Suscribir a la lista de correo Suscribir a la lista de Correo Suscribir al Sitio (RSS) Suscribir al Sitio (RSS) Encontrarnos en Facebook Encontranos en Facebook

PUBLICITE EN DQ!




 


 







PREMIOS DQ AL DEPORTE QUILMEÑO | COMUNIDAD DQ | CONTENIDO MULTIMEDIA | CORREO DE LECTORES |

QUIENES SOMOS
| CONTACTOS | PUBLICITAR |

© 2008-2017 Deportes En Quilmes - Todos los derechos reservados. Directores/Propietarios: Sebastián Alejandro Rafanelli – Román Ciprián Kowalski.
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 4994131. Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Alvear 641, 12 G, 1878 - Quilmes, Bs. As. -webmaster- Diseño: NP Group

Recomendaciones para una óptima visualización: (Adobe Flash Player) (Safari) (resolución:1024x768)

NP GROUP -PRENSA, DISEÑO, PUBLICIDAD-